uva de mesa estrategias en inicio de floracion y floracion

Estrategias para un inicio exitoso de floración de uva de mesa

En el presente escrito, ahondaremos en los perjuicios causados por el oídio, la principal patología que ataca a los viñedos durante su etapa de prefloración o floración.

Índices de madurez

La madurez de las uvas de mesa: se determina a través del color de la base del pedúnculo y de las notas características de cada variedad en términos de color y sabor. También se pueden medir los niveles de azúcares y acidez en el mosto extraído de las uvas.

Cumplimiento normativo: de acuerdo a las regulaciones actuales, se considera que una uva de mesa alcanza un grado satisfactorio de madurez cuando su contenido de sólidos solubles totales es superior a 16 ºBx. Sin embargo, no se puede ignorar la acidez, ya que la relación entre azúcar y acidez es un mejor indicador del sabor. Algunas variedades tempranas como 'Superior' o 'Flame seedless' tienen dificultades para alcanzar estos niveles. En contraste, otras variedades más tardías como 'Crimson' pueden llegar a los 18-19º Brix en el momento de la cosecha, mientras que variedades aún más tardías como 'Autumn seedless' pueden fácilmente superar los 20 ºBx.

Deshojado

La correcta maduración de los racimos de uva depende en gran medida de la luz solar. En especial, en variedades de uva roja, la luz es esencial para lograr una uniformidad adecuada en el color de las bayas.

En situaciones geográficas con un clima cálido, se recomienda realizar una técnica llamada "apertura de ventanas" alrededor de la vid durante la etapa de envero, en aquellas variedades de uva con una gran densidad vegetativa.

Para llevar a cabo el proceso de deshojado, se sugiere trabajar en franjas de 30-40 cm tanto a lo largo como a lo ancho de la planta. Esto permitirá una entrada indirecta de luz natural hacia los racimos, evitando así la exposición directa del sol que puede causar daños como quemaduras o manchas en las uvas.

Recolección

La importancia de la recolección adecuada de la uva de mesaEl momento perfecto de recolección de la uva de mesa es fundamental para garantizar que el fruto llegue al consumidor con sus mejores cualidades organolépticas después de un período de conservación. A diferencia de otros frutos, la uva no es climatérica, lo que significa que su contenido de azúcares no aumenta después de la recolección.

Por lo tanto, es crucial evitar recolectar la uva demasiado pronto, ya que, aunque puede tener una mayor aptitud para la manipulación y conservación, no alcanzará los niveles adecuados de azúcar y acidez. Por otro lado, si la recolección se lleva a cabo con un estado de madurez avanzado, es necesario comercializar las uvas de forma inmediata.

Métodos y cuidados en la recolección

Para recolectar la uva de mesa, se utilizan tijeras para cortar los racimos por el pedúnculo. Es necesario realizar varios pases, ya que no todos los racimos maduran al mismo tiempo. Luego, los racimos se colocan en bandejas o cajas y se limpian, eliminando las bayas dañadas o anormales. Estas tareas requieren de una gran cantidad de mano de obra debido a la delicadeza de este fruto.

Conclusión

Es importante realizar esta tarea con cuidado y meticulosidad para garantizar la calidad y preservar estas deliciosas frutas.

Etileno Etefón

Etileno y la maduración de los frutos en plantas

El etileno es una hormona vegetal esencial en el proceso de maduración de los frutos en las plantas, aunque también puede producirse en situaciones de estrés. En variedades de uva de mesa, se utiliza el etileno (Etefón) como tratamiento en los racimos para acelerar la maduración y mejorar la uniformidad del color en variedades rojas.


No obstante, si la dosis no es adecuada se observa en las uvas tratadas con etefón una disminución en su firmeza, mayor desgrane y una conservación deficiente.


En la actualidad, el etefón cuenta con la aprobación para su uso en variedades rojas como tratamiento para acelerar y uniformizar el color, utilizando una dosis de 1L/ha. Sin embargo, esta cantidad parece ser insuficiente para obtener una mejora significativa en el color, por lo que es necesario realizar operaciones adicionales como anillado o combinarlo con otros productos.

Ácido abscísico ABA

Se han llevado a cabo investigaciones recientes que indican que el empleo de S-ABA (ácido abcísico sintético obtenido en el mercado) mejora en gran medida la homogeneidad del tono en los racimos de uva de variedades rojas. El ABA estimula la producción de antocianinas, que son los compuestos responsables del color de las uvas.

Aunque aún no está disponible en el mercado español, su efectividad, al parecer, está probada. Sin embargo, su principal inconveniente es su elevado costo, ya que se requieren 4L/ha de este producto.

Es importante destacar que los estudios realizados confirman que la aplicación de S-ABA es altamente beneficiosa para lograr una coloración uniforme en las uvas rojas. Además, su uso es cada vez más popular en otros países por sus resultados comprobados.

Aunque su llegada al mercado español se ha retrasado, se espera que pronto esté disponible para los productores de uva en nuestro país. A pesar de su costo, el ABA ofrece resultados notables en la coloración de los racimos, por lo que su uso está ganando terreno en la viticultura.

Estrategias para posponer la cosecha

Retrasar la fecha de poda, aumentar la carga, embolsar racimos y utilizar cubiertas plásticas son técnicas de cultivo que pueden retrasar la recolección. En estudios realizados en nuestra Estación Experimental Cajamar, mediante la combinación de estas técnicas, logramos aplazar la maduración hasta 24 días en la variedad Autumn seedless.

Los efectos del oídio en la uva de mesa Cuáles son los signos visibles

Certis Belchim ofrece productos con diversas formas de actuación que son perfectos para prevenir la resistencia y controlar la aparición del oídio en este cultivo. La clave radica en realizar las aplicaciones de manera preventiva, en el momento adecuado para evitar el desarrollo de esta enfermedad.

Uno de los productos destacados es Actum®, un fungicida altamente eficaz que actúa a través de la translocación y resiste el lavado. Su fórmula se compone de dos materias activas: Boscalida y Kresoxim-metil. Cada una de ellas actúa de forma diferente, siendo la Boscalida responsable de inhibir la producción de energía y la síntesis de aminoácidos esenciales, y el Kresoxim-metil de disminuir la respiración mitocondrial, reduciendo así los niveles de ATP necesarios para el crecimiento del hongo.

Para obtener los mejores resultados, se recomienda realizar dos aplicaciones durante la temporada, con un intervalo de 14 días. Pueden llevarse a cabo tanto con maquinaria como de forma manual, utilizando una lanza pulverizadora. El momento ideal para aplicarlo es desde el desarrollo de las hojas hasta la maduración del cultivo. Con esta estrategia preventiva, conseguirás mantener a raya la aparición del oídio en tu cultivo y obtener una cosecha saludable y de calidad.

Técnicas de cultivo

En ciertas ocasiones, la utilización de ácido giberélico y otras técnicas para incrementar el tamaño de las uvas puede resultar en racimos excesivamente compactos. Esta compacidad excesiva puede ocasionar problemas en el crecimiento y la rotura de las uvas, lo que a su vez puede desencadenar la aparición de podredumbre y disminuir significativamente su valor en el mercado.

Este tipo de situación es más común cuando el aclareo durante la floración ha sido insuficiente o cuando las condiciones para el cuajado de las uvas son particularmente favorables.

Para evitar estos inconvenientes, se recomienda llevar a cabo una operación de aclareo en la que se eliminen algunas uvas del racimo, especialmente aquellas que no hayan alcanzado un tamaño considerable. Esta práctica ayuda a reducir la compacidad del racimo y se realiza con pequeñas tijeras con bordes redondeados para evitar dañar las uvas.

Artículos relacionados