seguridad alimentaria y residuos de plaguicidas en los alimentos

Seguridad Alimentaria y Plaguicidas Información Esencial

El propósito de este plan es asegurar una protección óptima de los compradores mediante la supervisión de sustancias tóxicas en alimentos de origen animal y vegetal, así como en alimentos para bebés, en todas las etapas de producción. Este plan forma parte del Programa Plurianual de Inspecciones, en línea con lo establecido en el Reglamento (UE) 2017/625 del Parlamento Europeo y del Consejo.

Magnitud del problema

Es imprescindible regular de manera estricta la producción, distribución y uso de los plaguicidas, ya que estos son inherentemente tóxicos y se esparcen conscientemente en el medio ambiente. Además, se debe llevar a cabo un monitoreo constante de los residuos en los alimentos y en el entorno.

Contaminación alimentaria la presencia de agentes químicos en los alimentos

Los productos fitosanitarios, también conocidos como plaguicidas, son indispensables para proteger las plantas, evitar su deterioro y garantizar el suministro de alimentos vegetales a la población. Sin embargo, al ser utilizados en los cultivos, pueden dejar residuos que generan preocupación entre los consumidores.

Por esta razón, es necesario someterlos a una evaluación científica previa a su autorización, y su aplicación en los cultivos debe ser sostenible. Para asegurar su cumplimiento, la Unión Europea lleva a cabo controles continuos desde el campo hasta la mesa, y cada año se analiza la presencia de plaguicidas en más de 80.000 alimentos.

En la Comunidad de Madrid, se investigan 130 tipos de plaguicidas, lo que equivale a unas 13.000 determinaciones anuales.

Autorización de los plaguicidas

En la Unión Europea, se lleva a cabo una evaluación científica en dos etapas previamente a la aprobación de las sustancias activas que formarán parte de los plaguicidas. Además, para permitir el uso de estos productos, se divide Europa en tres regiones (Norte, Sur y Centro) que agrupan países con similitudes en términos de agricultura, cultivos, enfermedades vegetales y condiciones ambientales y climáticas.

Este reconocimiento mutuo permite que, una vez aprobado en un país, el uso de un plaguicida se extienda al resto de países de la misma zona.

Umbral de Tolerancia de Pesticidas Restricciones en Niveles Permitidos

Los LMR establecen cantidades máximas de plaguicidas en los alimentos, medidas en partes por millón (ppm) o en miligramos por kilo (mg/kg), que son cantidades muy bajas y no representan un peligro inmediato para la salud del consumidor.

Los LMR de plaguicidas no son valores tóxicos, sino tóxicamente aceptables, lo que significa que no representan un riesgo directo para la salud de quienes consumen alimentos con niveles superiores a los establecidos.

Estas cantidades se miden en partes por millón (ppm) o en miligramos por kilo de alimento (mg/kg), lo que equivale a cantidades extremadamente pequeñas. Por ejemplo, si se encuentra una cantidad de 0,1 mg/kg de plaguicida en un alimento, sería como encontrar una mosca en un camión de 10 toneladas.

Los LMR establecen la cantidad máxima de plaguicidas permitida en los alimentos, lo cual se mide en partes por millón (ppm) o en miligramos por kilo (mg/kg). Estas cantidades son muy pequeñas y no suponen un peligro inmediato para la salud de los consumidores.

Legislación y recursos útiles

Métodos de Muestreo para el Control de Residuos de Plaguicidas en Productos de Origen Vegetal y Animal

El Real Decreto 290/2003 establece los métodos de muestreo que deben utilizarse para controlar los residuos de plaguicidas presentes en los productos de origen vegetal y animal.

Este decreto es de gran importancia ya que permite garantizar la seguridad alimentaria y proteger la salud pública, al regular la cantidad de plaguicidas permitidos en los alimentos.

El control de residuos de plaguicidas es esencial para prevenir efectos nocivos en la salud de los consumidores, así como para evitar daños ambientales y en los cultivos.

Para llevar a cabo el muestreo, se deben seguir estrictos procedimientos específicos para cada tipo de alimento, asegurando así la representatividad de las muestras y la fiabilidad de los resultados.

Es responsabilidad de las autoridades competentes velar por el cumplimiento de este Real Decreto y garantizar la calidad y seguridad de los productos alimentarios.

Vale la pena elegir alimentos orgánicos

Alimentos orgánicos: una elección saludable para su familia

Los alimentos orgánicos son aquellos cultivados y procesados sin el uso de pesticidas o fertilizantes sintéticos. Si bien pueden tener un costo ligeramente superior, los beneficios para la salud y el medio ambiente son invaluables. ¿Está considerando ser un consumidor orgánico? Aquí encontrará más información al respecto.

Si tiene preguntas sobre pesticidas o cualquier tema relacionado, no dude en comunicarse con NPIC a través de la línea telefónica 800-858-7378 (de 8:00 a.m. a 12:00 p.m. hora del Pacífico) o por correo electrónico a npic@ace.orst.edu.

NPIC, una colaboración entre la Universidad Estatal de Oregón y la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (acuerdo de cooperación # X8-83947901), brinda información objetiva y basada en la ciencia para ayudar a las personas a tomar decisiones informadas. Se recuerda que esta información no reemplaza ni sustituye las restricciones, precauciones, instrucciones u otra información en la etiqueta del pesticida o en cualquier otro requisito reglamentario, ni representa necesariamente la postura de la EPA de los Estados Unidos.

Análisis de los pesticidas permitidos

La autorización de sustancias activas a nivel europeo es imprescindible para la comercialización de productos fitosanitarios en la Unión Europea. Sin embargo, cada país de la UE debe autorizar individualmente el uso de estos productos formulados en su territorio.

Es sabido que la utilización de fitosanitarios puede llevar a la aparición de residuos en las frutas, hortalizas y demás cultivos donde se aplican. Aun así, las sustancias químicas o naturales resultantes de estos productos han sido evaluadas previamente por entidades competentes y los residuos presentes en los cultivos son completamente seguros.

Sin la garantía de seguridad alimentaria otorgada por el registro fitosanitario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, estos productos no podrían ser utilizados en dichos cultivos.

Datos y cifras

En la actualidad, a nivel mundial se emplean más de 1000 plaguicidas para preservar la producción de alimentos de plagas destructivas. Cada uno de estos productos cuenta con propiedades y efectos tóxicos distintos.

Los plaguicidas más antiguos y económicos (sin patente), como el diclorodifeniltricloroetano (DDT) y el lindano, pueden permanecer en el suelo y en el agua durante largos períodos de tiempo. Sin embargo, estos químicos han sido prohibidos por los países comprometidos con el Convenio de Estocolmo, un acuerdo internacional que busca limitar o eliminar la producción y uso de contaminantes orgánicos persistentes.

La toxicidad de un plaguicida depende de su función y otros factores. Por ejemplo, los insecticidas suelen ser más peligrosos para los seres humanos que los herbicidas. Además, una misma sustancia química puede tener distintos efectos en función de la dosis, es decir, la cantidad expuesta. También puede variar dependiendo de la vía de exposición, ya sea por ingestión, inhalación o contacto con la piel.

Grupos de riesgo

La exposición a plaguicidas puede tener un impacto significativo en la salud de ciertas personas. Esto incluye a los trabajadores agrícolas y a aquellos que se encuentran cerca durante y después de la aplicación de estos productos químicos.

En contraste, la población en general, es decir, aquellas personas que no están en contacto directo con los plaguicidas, tienen una exposición mucho menor a través del consumo de alimentos y agua.

Es crucial tener en cuenta que los trabajadores agrícolas son uno de los grupos más susceptibles debido a su exposición constante a los plaguicidas. Esto puede tener efectos negativos en su salud y bienestar.

Por otro lado, aunque la población general está expuesta a niveles más bajos de residuos de pesticidas, aún puede haber riesgos para su salud. Por lo tanto, se deben tomar medidas adecuadas para minimizar la exposición a estos productos químicos dañinos.

Artículos relacionados