secuestro corneal felino tratamiento y causas

Tratamiento y causas del secuestro corneal en gatos información actualizada

Un día soleado, notamos una marca oscura en la pupila de nuestro felino mientras lo observamos atentamente. Ante esta situación, es necesario consultar con el especialista en animales, ya que podría tratarse de un secuestro corneal en gatos.

Tratamiento

El procedimiento más eficaz es la queratectomía, una cirugía en la que se elimina el tejido necrosado para facilitar la regeneración de la córnea.

En casos muy excepcionales, la zona afectada se desapega por sí sola, evitando la necesidad de la intervención quirúrgica. Sin embargo, esta situación es extremadamente rara, por lo tanto, es aconsejable realizar la operación lo antes posible para prevenir la propagación de la necrosis a capas más profundas. De esta manera, se pueden evitar posibles complicaciones que puedan requerir un trasplante de córnea.

Desvelando el enigma del secuestro ocular

El secuestro corneal felino es una enfermedad que se caracteriza por la degeneración localizada del colágeno y la presencia de pigmento oscuro en las capas superficiales o incluso en el estroma de la córnea. Si no se trata adecuadamente, este pigmento puede transformarse en una placa negra irregular que profundiza cada vez más en la córnea, llegando incluso a perforarla y causar ceguera en el gato.

Esta afección suele darse más comúnmente en gatos de dos a siete años de edad, y puede afectar a uno o ambos ojos. Es importante saber que su aparición en un solo ojo no descarta la posibilidad de que se presente en el otro simultáneamente.

Diagnóstico

El diagnóstico del secuestro corneal en gatos es crucial para su salud visual. Para ello, es necesario acudir a una clínica oftalmológica veterinaria donde se pueda llevar a cabo una exploración minuciosa de los ojos de nuestra mascota. En primer lugar, se utiliza luz blanca para observar el color y buscar posibles manchas oscuras en el centro, que pueden indicar la presencia de un secuestro corneal.

Existen distintas técnicas para realizar un diagnóstico preciso. Una de ellas es la ecografía de alta resolución de 50 MHz, que permite obtener una imagen ampliada del espesor corneal y conocer la profundidad del secuestro, es decir, las capas que están afectadas. Esta información es de gran utilidad para planificar una intervención quirúrgica en caso de ser necesaria.

Comprendiendo la Patología del Entropión en Gatos

¿Qué es el secuestro corneal felino? También conocido como degeneración corneal felina, este problema se refiere a una afección de la córnea causada por una degeneración del colágeno y la presencia de porfirinas, un pigmento marrón.

Puedes notar este cambio en la córnea: La presencia de porfirinas en la córnea se extiende y se convierte en una placa negra irregular que a veces está rodeada de nuevos vasos sanguíneos. Además, esta placa puede penetrar en la córnea y causar daños graves, incluso la pérdida del ojo afectado.

¿Cuándo puede ocurrir el secuestro corneal felino? Esta afección tiende a aparecer en gatos de entre 2 y 7 años y suele afectar solo a uno de los ojos del gato. También se ha observado una mayor prevalencia en la raza de gatos persas, aunque puede ocurrir en otras razas con mayor frecuencia.

Factores desencadenantes del secuestro corneal en gatos

Ahora que ya tenemos conocimientos sobre el secuestro corneal felino y sus señales, es momento de examinar las posibles causas que lo desencadenan. Aunque aún no se han determinado con certeza, se cree que podrían ser provocadas por una irritación constante en la córnea a causa de procesos tales como:

  • La degeneración corneal felina, que también puede tener un componente hereditario.
  • Lesiones o traumatismos previos.
  • Algunos expertos sugieren que la distrofia estromal primaria podría ser otra de las causas subyacentes.

Otra razón asociada al secuestro corneal felino es la infección por herpesvirus felino tipo 1 (rinotraqueitis felina). Este virus es conocido por producir problemas oculares como úlceras o conjuntivitis, y se ha aislado en hasta un 50% de los casos de esta condición.

Revisión de la Afección de Secuestro Corneal en Gatos

Diagnóstico de secuestro corneal en gatos mediante exploración ocular y pruebas de diagnóstico

Una forma de detectar un secuestro corneal en un gato es mediante una completa exploración del ojo. Es importante utilizar una luz blanca para visualizar el color del secuestro, el cual suele ser una mancha oscura en el centro de la córnea. Esta mancha suele estar rodeada de nuevos vasos sanguíneos y se tiñe con Rosa de Bengala pero no con fluoresceína.

Además, es recomendable realizar un test de Schirmer para determinar la cantidad de lágrima producida y medir la presión intraocular utilizando un tonómetro. También es importante explorar el fondo del ojo.

Estas pruebas de diagnóstico no solo sirven para detectar el secuestro corneal, sino también para determinar el tipo de técnica quirúrgica que se debe utilizar para tratarlo y para realizar un seguimiento postoperatorio evaluando la integridad del injerto en la córnea.

Abordaje terapéutico del secuestro ocular en gatos

Tratamiento del secuestro corneal felino

El secuestro corneal en los gatos puede ser tratado de forma médica o quirúrgica, dependiendo de la gravedad de la situación. Además, es importante abordar la causa subyacente para evitar su recurrencia. Hay diversas opciones terapéuticas, desde el uso de medicamentos hasta procedimientos quirúrgicos para corregir posibles daños en el ojo que causen irritación.

Es fundamental tener en cuenta que, como en todos los casos de salud animal, este artículo tiene un fin meramente informativo. En ExpertoAnimal.com no estamos autorizados para recetar tratamientos veterinarios ni diagnosticar ningún tipo de afección. Por ello, te recomendamos que lleves a tu mascota al veterinario en caso de que presente algún problema o malestar.

Si deseas obtener más información sobre el secuestro corneal felino y los trastornos oculares en general, te sugerimos que visites nuestra sección de problemas oculares. Allí encontrarás una amplia variedad de artículos similares a este.

Los factores y señales del rapto ocular una guía para su identificación

Son pocos los conocimientos que se tienen sobre las potenciales causas del secuestro corneal en gatos, aunque diversos estudios señalan que puede ser resultado de un factor hereditario que afecta a distintas líneas felinas. En consecuencia, solo unas pocas razas se ven más propensas a esta enfermedad.

A pesar de esto, se han identificado algunos elementos que podrían aumentar la probabilidad de desarrollar esta afección. Entre ellos, se encuentran las infecciones por Herpesvirus Felino, la irritación ocular crónica causada por la exposición constante en gatos con ojos saltones (como los persas) y el roce repetitivo de los pelos en aquellos que padecen entropión (párpado doblado hacia el interior), según explican los expertos de la clínica IVO.

Es crucial estar informados acerca de los síntomas más comunes de esta enfermedad, especialmente si convivimos con gatos de la raza mencionada o cualquier otro. Esta medida puede resultar en un diagnóstico y tratamiento tempranos, lo cual puede prevenir la progresión a una etapa más grave que podría resultar en la pérdida del ojo de nuestro fiel amigo peludo.

Qué es

El secuestro corneal, conocido también como córnea nigrum, momificación, necrosis o degeneración corneal focal, es una enfermedad que afecta diversas capas de la córnea en gatos domésticos.

Generalmente, se origina a partir de una úlcera superficial y puede extenderse en profundidad, abarcando todas las capas de la córnea y, en algunos casos, provocando una perforación.

Esta afección es exclusiva de felinos y equinos, pudiendo afectar a ambos ojos. Se ha observado una mayor predisposición en razas como himalaya, siamés, persa o esfinge.

Colectivos Vulnerables y Elementos de Peligro

Los felinos con ojos saltones son más propensos a sufrir secuestro corneal debido a la mayor exposición del centro de la córnea.
El gato esfinge sometido a tratamiento por secuestro corneal en el Instituto Valenciano de Oftalmología (IVO).
Entre las distintas razas de gatos, se encuentran los persas, esfinges y himalayas, que tienen mayor propensión a padecer secuestro corneal felino.
Fotografía tomada en el IVO.
Junior, un gato de raza persa, se recuperó exitosamente de una cirugía por secuestro corneal realizada en el IVO.
La morfología de los ojos saltones en estas razas los hace más susceptibles a sufrir necrosis.
Fotografía tomada en el IVO.

Artículos relacionados