santo rosario sabado

El poder del Santo Rosario de los sábados Descubre los Misterios Gozosos

Te presentamos ahora los cinco enigmas agradables del Rosario. Con cada uno, hallarás la cita bíblica correspondiente y una pieza artística para su contemplación.

La Manifestación Terrenal del Hijo de Dios

En el sexto mes, Dios envió al Ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a visitar a una virgen llamada María, comprometida con José de la familia de David.

El Ángel entró a su casa y la saludó diciendo: ¡Alégrate, María, llena de gracia! El Señor está contigo. Al escuchar estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué significaban.

Pero el Ángel le dijo: No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, a quien llamarás Jesús. Él será grande y conocido como el Hijo del Altísimo. Dios le dará el trono de su padre David y reinará para siempre en la casa de Jacob, su reino nunca terminará.

Entonces María preguntó al Ángel: ¿Cómo es posible esto, si no tengo relaciones con ningún hombre? El Ángel le respondió: El Espíritu Santo descenderá sobre ti y te cubrirá con su sombra. El niño que vas a concebir será santo y se llamará Hijo de Dios. Y para que veas que nada es imposible para Dios, tu parienta Isabel, que era considerada estéril, ya está en el sexto mes de su embarazo.

¡Qué asombroso poder tiene Dios para hacer posible lo imposible!

La Venida del Redentor en Belén

En tiempos antiguos, fue promulgado un edicto por el emperador Augusto, ordenando la realización de un registro en todas las tierras conocidas. Este censo inaugural fue llevado a cabo durante el gobierno de Quirino en Siria. Todos debían acudir a su lugar de origen para inscribirse.

En ese momento, José, miembro de la familia de David, partió de Nazaret, una ciudad en Galilea, y se dirigió a Belén en Judea, la ciudad de David. Acompañado por su esposa María, quien se encontraba en estado, se registró en el censo. Mientras se encontraban en Belén, llegó el momento del nacimiento de su hijo primogénito. María dio a luz y lo envolvió en pañales...

El Niño extraviado y encontrado en el santuario

El pequeño se desarrollaba y fortalecía día a día, adquiriendo sabiduría, mientras la gracia divina guiaba su camino. Jesús entre los maestros de la Ley. Cada año, sus padres viajaban a Jerusalén para celebrar la Pascua. Cuando alcanzó los doce años, subieron al templo como de costumbre, pero a la vuelta del festival María y José se percataron de que Jesús no estaba con ellos. Creyendo que estaba con la caravana, avanzaron un día entero antes de empezar a buscarlo entre familiares y conocidos. Al no encontrarlo, volvieron a la ciudad santa en su búsqueda.

Reproduce ahora y Medita el Rosario del Sábado

¡Oh Señor Dios nuestro, líbranos de nuestros enemigos mediante la Santa Cruz! En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ¡amén!

Mi amado Jesucristo, verdadero Dios y hombre, mi Creador, Padre y Redentor, te doy gracias por tu infinita bondad y te confieso que te amo por encima de todo. Me entristece profundamente haber cometido ofensas contra ti y saber que merezco el castigo del infierno. Sin embargo, con la ayuda de tu divina gracia, me comprometo a no pecar más, a confesarme y a cumplir la penitencia que me sea asignada. ¡Amén!

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Ahora y siempre, por los siglos de los siglos, ¡amén!

Los enigmas alegres del Rosario Cuáles son

El Sumo Pontífice, Juan Pablo II, en su encíclica Rosarium Virginis Mariae, nos revela las profundas raíces de los misterios gozosos. Meditar en ellas es adentrarse en los motivos esenciales de la alegría cristiana y su significado más trascendental.

Mirando hacia el misterio de la Encarnación y el oscuro anuncio del sufrimiento redentor, podemos apreciar el secreto de la verdadera felicidad cristiana. Y es que el cristianismo es, en esencia, un evangelio, una "buena noticia", que tiene como eje central a Cristo, el Verbo encarnado y único Salvador del mundo.

María, la Virgen santísima, se convierte en una guía en esta búsqueda de la alegría cristiana, recordándonos que nuestro camino de fe está íntimamente ligado a Cristo, en quien encontramos la plenitud de la vida y de la salvación.

El Encuentro de María y Santa Isabel Una Visita Bendita

En aquella época, María emprendió rápidamente su viaje hacia un pueblo en las montañas de Judá. Llegó a la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Al escuchar el saludo de María, el niño se estremeció de felicidad en el vientre de su madre. Llena del Espíritu Santo, Isabel exclamó: «¡Eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para ser visitada por la madre de mi Señor? Al oír tu voz, el niño saltó de alegría en mi vientre. ¡Feliz tú por haber creído que se cumplirá lo que el Señor te ha dicho!»

La exhibición de Jesús en el santuario

El día señalado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, tal como está escrito en la Ley: «Todo varón primogénito será consagrado al Señor». Además, debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, según lo ordenado en la Ley del Señor.

En aquel tiempo, en Jerusalén vivía un hombre llamado Simeón, quien era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría sin antes ver al Mesías del Señor. Guiado por el mismo Espíritu, se dirigió...

Descubriendo la Oración y la Reflexión de los Misterios Alegres

Los misterios gozosos del Santo Rosario

La oración del Santo Rosario es una práctica común en la tradición católica, dividida en cinco misterios correspondientes a los días de la semana. Los lunes y sábados se meditan los misterios gozosos, los cuales nos revelan el asombroso misterio de la encarnación y la alegría que esto trae a la humanidad. Jesús, Dios hecho hombre, vivió entre nosotros, experimentando cada etapa de la vida humana: nacimiento, crecimiento, aprendizaje y fortalecimiento.

Para meditar en estos misterios, se nos invita a leer la palabra de Dios. Este es un paso importante antes de pedir al Señor su gracia y rezar una decena del Rosario, compuesta por 1 Padre Nuestro, 10 Avemarías y 1 Gloria al Padre. En cuanto a la lectura, se recomienda enfocarse en el Evangelio de San Lucas, ya que este libro relata los hechos más relevantes de la vida de Jesús asociados a los misterios gozosos.

Los cinco misterios gozosos

Roguemos a Dios por la gracia en la decena: Antes de iniciar la oración, supliquemos al Señor que nos otorgue su gracia en este misterio: "Ofrezco esta decena, Señor Jesús, en honor a la anunciación, y te pido, por este acto y por la intercesión de tu Santa Madre, una profunda humildad de corazón."La humildad es el fruto: Este misterio nos enseña la importancia de la humildad. El "sí" de María, su disposición humilde, obediente y llena de confianza, es el inicio de la salvación para la humanidad.El saludo de María: Cuando Isabel escuchó el saludo de María, el niño en su vientre saltó de alegría y ella, llena del Espíritu Santo, exclamó: "¡Eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!" (Lucas 1:41-42). Este momento demuestra la humildad y la bendición de María como madre de Dios.

Artículos relacionados