enfermedades y problemas respiratorios en perros

Todo lo que debes saber sobre enfermedades y problemas respiratorios en perros

Los caninos pueden presentar disnea, una condición que dificulta su respiración y afecta a todas las edades y razas por igual. No obstante, es más común en aquellos con hocicos pequeños y vías respiratorias estrechas, como el pug, bulldog inglés y bulldog francés.

Indicadores del Enfermedad Respiratoria Infecciosa en Perros

Un perro que padezca CRIC comenzará a mostrar síntomas en un plazo de 3 a 5 días después de contraer la infección. El principal indicio será la tos, causada por el daño e irritación de la mucosa en la tráquea y el tracto respiratorio superior provocados por agentes infecciosos. Esta tos se caracteriza por ser seca y profunda, pudiendo llegar a causar arcadas, estornudos, resoplidos, náuseas e incluso vómitos. La intensidad y duración de la tos variarán según el animal y los agentes involucrados. Además, es común que los perros afectados presenten secreción nasal y ocular, así como fiebre.

ES MÁS EFECTIVO CURAR O EVITAR

Ante un caso de CRIC, lo primero que se debe hacer es aislar al animal afectado para evitar que la enfermedad se propague. Una vez se haya realizado el aislamiento, es importante tomar medidas sanitarias adecuadas para controlar el brote y prevenir más contagios.

Aunque existe un tratamiento para prevenir complicaciones y aliviar la tos en perros con CRIC, la mejor opción para prevenir la enfermedad es vacunar a los animales. Debido a la alta prevalencia y facilidad de contagio de esta enfermedad, la vacunación es la medida preventiva más eficaz.

En casos de perros con evidencia o riesgo de infección bacteriana secundaria, se suele recomendar el tratamiento con antibióticos. De esta manera, se puede evitar que la bacteria se propague y complicaciones mayores surjan.

Además, los antitusígenos y expectorantes pueden ser útiles y recomendables para reducir los síntomas del CRIC en perros. Sin embargo, es importante consultar a un veterinario antes de administrar cualquier medicamento a nuestra mascota.

Diagnóstico

Una de las posibles señales de que un perro está experimentando dificultad para respirar es la presencia de disnea. Ante este síntoma, el veterinario intentará determinar si la respiración se ve afectada al inhalar o al exhalar, y si existe algún problema en las vías respiratorias superiores o inferiores.

Entre las posibles causas de obstrucción en las vías respiratorias superiores se encuentran la presencia de un objeto extraño, parálisis, o un paladar blando demasiado largo, algo común en razas de nariz chata.

A veces, el veterinario puede llegar a un diagnóstico basándose en el conocimiento de la raza, el historial médico y el examen clínico. No obstante, en la mayoría de los casos se necesitará realizar una radiografía de los pulmones y análisis de sangre. Dependiendo de la enfermedad sospechada, también pueden ser necesarios otros estudios complementarios.

Regístrate al programa de Respiración Médica Haz click ahora mismo

Los perros también pueden sufrir de resfriados, al igual que las personas. Al igual que nosotros, ellos pueden verse afectados por cambios bruscos de temperatura, exposición a corrientes de aire, humedad y otros factores ambientales. Los síntomas son similares: secreción nasal, estornudos, malestar general, posibles fiebres, congestión, tos, irritación en la nariz y dolor de garganta. Todo esto nos resulta familiar.

Aunque el resfriado en perros no es una enfermedad grave, puede ser un signo inicial de moquillo canino o ser erróneamente diagnosticado como tal debido a los síntomas similares. Por lo tanto, incluso si el resfriado parece leve, es importante llevar al perro al veterinario para descartar la posibilidad de moquillo.

Esta enfermedad respiratoria es muy común en perros que viven en espacios pequeños y pueden ser hacinados, como perreras, refugios o cualquier otro lugar donde haya varios perros juntos. Se caracteriza por una tos seca y persistente, a veces con mucosidad e incluso pus. Si no se trata adecuadamente, puede complicarse y desarrollar una neumonía. Es extremadamente contagioso entre perros.

Estrategias para Proteger a los Perros del Complejo de Enfermedades Respiratorias

El Complejo Respiratorio Infeccioso Canino (CRIC), también conocido como Traqueobronquitis Infecciosa o Enfermedad Respiratoria Infecciosa Canina, es una afección altamente contagiosa que se caracteriza por ser la "tos de las perreras". Esta patología tiene una etiología multifactorial y se debe tanto a la acción de virus como de bacterias.

Los perros que padecen esta enfermedad suelen presentar una tos persistente y seca, así como otros síntomas respiratorios como estornudos, secreción nasal y dificultad para respirar. En casos más graves, puede provocar neumonía e incluso la muerte del animal.

Esta enfermedad se transmite principalmente a través del contacto directo con otros perros enfermos, pero también puede propagarse a través de objetos contaminados o del aire. Por lo tanto, es muy importante limitar el contacto con otros perros en lugares donde se concentra una gran cantidad de canes, como perreras, parques o exposiciones caninas.

Para prevenir la aparición del Complejo Respiratorio Infeccioso Canino, se recomienda mantener el sistema inmunológico del perro lo más fuerte posible a través de una buena alimentación, ejercicio regular y vacunas adecuadas. También es importante una buena higiene en los espacios compartidos por perros y el lavado frecuente de las manos después de manipular a un perro enfermo.

En caso de sospecha o confirmación de un caso de CRIC, se deben aislar al perro enfermo y consultar al veterinario para iniciar un tratamiento adecuado. Con un diagnóstico y atención tempranos, se puede evitar la propagación de la enfermedad y garantizar una pronta recuperación del animal afectado.

LA TOS DE CANINA CONCEPTO Y MECANISMOS DE TRANSMISIÓN

Enfermedad aguda y leve: Una afección que comienza de manera repentina, sin ser grave, y que tiene una duración limitada. Por lo general, después de 5-7 días sin tratamiento antimicrobiano, los síntomas empiezan a disminuir.

Autolimitada: Se refiere a una enfermedad que termina por sí sola, sin necesidad de tratamiento específico.

No se establece infección persistente: Aunque algunos virus caninos pueden causar enfermedades, no se quedan en el cuerpo del animal por un periodo prolongado de tiempo.

Residencia de bacterias en tejidos: Aunque la mayoría de las bacterias no causan infecciones duraderas, algunas pueden permanecer en los tejidos del animal durante varias semanas o meses.

Factores determinantes de la bronconeumonitis contagiosa

Las infecciones respiratorias se producen debido a la interacción de patógenos, huéspedes y factores ambientales, que determinan cómo se desarrolla la enfermedad.

Existen diferentes causas de infección, como virus y bacterias, pero destaca la bacteria Bordetella bronchiseptica (Bb) como la principal responsable.

Cuando un perro infectado estornuda o tose, estos agentes infecciosos se propagan por el aire, alcanzando a otros animales y causando su contagio. Por esta razón, es común en lugares con alta concentración de perros, como perreras, refugios, exposiciones, guarderías o parques caninos, y puede afectar a un gran número de animales.

Enfermedades respiratorias frecuentes en caninos

La neumonía es una grave infección pulmonar causada por bacterias, virus u hongos.

Entre los síntomas de esta enfermedad se encuentran gripe, tos, insuficiencia respiratoria y letargo. Es importante tratarla adecuadamente para evitar riesgos en la vida de tu mascota.

Al igual que en humanos, el asma en perros presenta ataques recurrentes que dificultan la respiración, causando tos y sibilancias. Esta enfermedad puede ser desencadenada por alergias y requiere un manejo a largo plazo.

En las razas pequeñas, es más común el colapso traqueal, que ocurre cuando las anillas de cartílago que sostienen la tráquea se debilitan. Esto provoca una tos crónica y dificultad para respirar.

Diagnóstico y tratamiento

Diagnóstico y tratamiento de enfermedades respiratorias en perrosDiagnóstico

Para confirmar si un perro sufre de una enfermedad respiratoria, es necesario llevar a cabo un examen físico minucioso por parte de un veterinario. Además, pueden ser necesarias radiografías para obtener imágenes detalladas del sistema respiratorio del animal. También pueden realizarse análisis de sangre para detectar posibles anomalías en los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre.

En algunos casos, puede ser necesario llevar a cabo pruebas más avanzadas, como una broncoscopia, para obtener una visión más precisa del estado de los pulmones y las vías respiratorias.

Tratamiento

El tratamiento de una enfermedad respiratoria en perros dependerá de la causa subyacente y de la gravedad de la situación. Puede incluir la administración de medicamentos para controlar los síntomas y combatir la infección, terapia de oxígeno para ayudar a los pulmones a funcionar correctamente y cambios en la dieta para mejorar la salud general del animal.

En casos más graves, puede ser necesaria una cirugía para corregir problemas estructurales en el sistema respiratorio o para extirpar tejidos dañados. Es importante seguir las indicaciones del veterinario y realizar un seguimiento adecuado durante todo el proceso de tratamiento para garantizar una recuperación exitosa del perro.

Artículos relacionados