con que respiran los peces

Descubre cómo respiran los peces y su proceso de respiración

A pesar de que los peces son criaturas acuáticas por excelencia, sus células requieren oxígeno para mantenerse con vida, satisfaciendo así su demanda de energía, al igual que los animales terrestres. A pesar de esto, es el oxígeno presente en el agua el que determina el proceso respiratorio de los peces. Y para lograrlo, dependen principalmente de sus branquias, un órgano vital de su sistema respiratorio.

Cómo respiran los peces

El proceso de respiración en los peces

En lugar de salir a la superficie, los peces extraen el oxígeno del agua a través de sus branquias. Estos órganos, que se encuentran dentro de la cavidad opercular, son responsables de cómo los peces respiran en su hábitat acuático.

Es importante tener en cuenta que la cantidad de oxígeno en el agua puede variar debido a factores como la temperatura y la presencia de plantas acuáticas, que producen este crucial elemento. Sin embargo, los peces siempre utilizan sus branquias para respirar debajo del agua.

Existen diferentes tipos de branquias según el tipo de pez. Por ejemplo, los peces teleósteos, que incluyen a la mayoría de los peces, las tienen ubicadas en la parte de la cabeza que se proyecta hacia afuera, conocida como cavidad opercular. De esta forma, los peces pueden obtener el oxígeno necesario para su supervivencia.

Los sistemas de respiración de los peces

En el mundo acuático, los peces tienen la habilidad de obtener oxígeno a través de sus branquias. Sin embargo, algunos peces sin escamas utilizan su piel y otros desarrollan estructuras respiratorias especiales, como el saco vitelino en los embriones. Esto demuestra que existe una variedad de métodos para llevar a cabo la respiración en el mundo acuático.A lo largo de la evolución, los peces han desarrollado su sistema respiratorio, dando lugar a los famosos dipnoos o peces pulmonados. Lo que más resalta de ellos es su habilidad para respirar fuera del agua, incluso en situaciones donde el oxígeno es escaso dentro de ella.

Los órganos respiratorios de los peces

Las branquias, órganos vitales en la respiración de los peces teleósteos, se localizan en la parte lateral de la cabeza. Podemos observar su presencia a través de la cavidad opercular, también conocida como la "cara del pez", que se abre hacia afuera gracias al opérculo. Dentro de cada cavidad opercular se sitúan las branquias, encargadas del intercambio gaseoso.

Estas estructuras se sostienen mediante los arcos branquiales, que son cuatro en total. Cada arco branquial está compuesto por dos grupos de prolongaciones llamadas filamentos branquiales, que se disponen en forma de "V". De esta manera, estos arcos forman un entramado que permite una mayor superficie de contacto para el intercambio gaseoso. Además, cada filamento branquial cuenta con proyecciones secundarias llamadas lamelas, donde tiene lugar el proceso de captación de oxígeno y liberación de dióxido de carbono.

El mecanismo de respiración en los peces se realiza a través de un proceso complejo. Estos animales toman agua por la boca, la cual es expulsada posteriormente por los operculos, tras haber pasado por todas las lamelas. De esta forma, los peces obtienen el oxígeno necesario para su supervivencia.

La respiración en los peces Funcionamiento del sistema respiratorio

Función de las branquias en los peces:

Las branquias son los órganos encargados de absorber el oxígeno en los peces, se encuentran entre la faringe y la boca. Gracias a ellas, los peces realizan la respiración branquial.


Los peces óseos cuentan con un opérculo, que recubre las branquias. Cuando el pez abre y cierra la boca, el oxígeno entra en su cuerpo. En el primer caso, el opérculo permanece cerrado, y al cerrar la boca, el opérculo se abre para que el agua pueda pasar a través de las branquias.


El agua ingresa por la boca y se dirige a las cámaras branquiales, donde se encuentran las lamelas o filamentos branquiales. Estos vasos sanguíneos que se encuentran en las lamelas, permiten que el oxígeno presente en el agua sea transferido a la sangre del pez.

Influye el hábitat

La presencia de oxígeno en el agua varía dependiendo de la temperatura. Aunque anteriormente mencionamos que hay 5 ml de oxígeno por litro, en realidad, este dato difiere si el agua es fría o cálida. En el caso de las aguas cálidas, la cantidad de oxígeno es menor que en las aguas frías. Por ello, los peces que necesitan mayores niveles de oxígeno habitan en aguas frías. Cada especie, por tanto, requiere un ambiente específico para sobrevivir.

¿Te ha interesado nuestro post sobre la respiración de los peces? En Tropican Mascotas, esperamos que sí. Si quieres seguir aprendiendo sobre el fascinante mundo de la acuariofilia, no olvides visitar nuestro blog con frecuencia. Y si tienes alguna duda o consulta, no dudes en contactarnos o visitarnos en nuestro local en el C.C. Carrefour San Juan de Aznalfarache (Sevilla). ¡Te esperamos con mucho gusto!

El proceso de respiración en los peces una explicación detallada

¿Sabías que el oxígeno es esencial para la vida de los peces? Es por eso que es importante conocer cómo respiran estos animales acuáticos. A diferencia de otras especies, no obtienen el oxígeno directamente del aire, sino que lo capturan disuelto en el agua a través de sus branquias.

Las branquias de los peces suelen ubicarse a ambos lados de su cabeza y están sostenidas por cuatro arcos branquiales. De cada uno de estos arcos se extienden dos grupos de filamentos branquiales en forma de V. Estos filamentos cuentan con proyecciones llamadas lamelas secundarias, en las cuales ocurre el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

Pero, ¿cómo obtienen el oxígeno los peces a través de sus branquias? La respuesta no es simple, ya que el agua ingresa a través de la boca y luego pasa por las lamelas, donde el oxígeno es absorbido. Ahora que conoces este proceso, te invitamos a aprender más sobre el sistema respiratorio de los peces en la siguiente sección.

El proceso de respiración en los peces su sistema respiratorio

El sistema respiratorio de los peces se basa en un proceso fundamental: la captación de oxígeno del agua a través de las branquias, que tienen forma de laminillas. Este proceso se ve impulsado por el flujo sanguíneo de la propia criatura y por la circulación del agua en su entorno natural. De esta manera, la contracorriente entre el agua y la sangre mantiene un gradiente de difusión suave en las branquias, permitiendo que el oxígeno pase y que el dióxido de carbono se libere.

Al iniciar la inspiración, las protecciones de las branquias se cierran con fuerza y el pez abre su boca, dejando entrar agua con oxígeno disuelto en ella. Gracias a la contracción de distintos músculos, el agua fluye a través de las laminillas branquiales, y la cavidad bucal se convierte en un tipo de sistema de bombeo, evitando la salida del agua de la boca.

En segundo lugar, tanto el opérculo como las aletas branquiales se abren y el agua sale del cuerpo del pez, mientras que una válvula oral asegura que no vuelva a entrar. Este proceso de expulsión del agua permite que el oxígeno sea absorbido por las branquias y que el pez pueda respirar de forma efectiva.

Respiración acuática en los peces

El sistema respiratorio de los peces se conoce como "bomba buco-opercular". Esta bomba consta de dos partes: la boca y la cavidad opercular. La boca realiza una función de presión positiva, enviando agua hacia la cavidad opercular. A su vez, la cavidad opercular, mediante presión negativa, succiona el agua de la boca.

Durante la respiración, el pez abre la boca, lo que provoca que disminuya la presión en la zona de la lengua. Esto hace que entre más agua, aprovechando el gradiente de presión desde el mar hacia la boca. Luego, el pez cierra la boca y el suelo bucal se eleva, aumentando la presión e impulsando el agua hacia la cavidad opercular, donde la presión es menor.

En este punto, la cavidad opercular se contrae, obligando al agua a pasar por las branquias donde se produce el intercambio gaseoso. Finalmente, el agua sale del pez de forma pasiva a través del opérculo. Al abrir la boca nuevamente, puede haber un cierto retorno de agua.

Artículos relacionados