como se almacena el glp

Guía sobre almacenamiento seguro y normas del GLP

Existen diversas formas de almacenamiento para el gas licuado de petróleo, las cuales se pueden clasificar en: almacenamiento a temperatura ambiente bajo presión, almacenamiento a presión ambiente con refrigeración, y almacenamiento semi refrigerado y parcialmente presurizado. Además, el GLP puede ser almacenado tanto en la superficie como en el subsuelo.

Almacenamiento superficial de GLP

Los tanques de almacenamiento presurizado son ampliamente utilizados para guardar propano y butano, con una presión de diseño estándar de 1.724 kPa y 860 kPa respectivamente. Estas cifras representan las presiones de vapor de los compuestos a la temperatura ambiente más alta prevista. En general, los contenedores más pequeños (hasta 100 t) suelen ser cilíndricos, ya sea en posición horizontal o vertical, con cabezas hemisféricas. Sin embargo, para inventarios más grandes, se prefieren las esferas de almacenamiento.

Las esferas de presión más grandes pueden tener una capacidad de hasta 1500 t. Por lo tanto, para almacenar cantidades aún mayores, se necesitan varias esferas o se debe recurrir a un almacenamiento refrigerado. Los tanques de almacenamiento refrigerado están diseñados específicamente para almacenar gases licuados a su temperatura de ebullición atmosférica, que suele ser de alrededor de -42 ºC para el propano y -4 ºC para el butano. La presión de diseño típica para estos tanques es de aproximadamente 110 kPa.

Una característica clave de los tanques refrigerados es su sistema de aislamiento. Gracias a esto, los vapores liberados por la fuga de calor son comprimidos, licuados y devueltos al tanque de almacenamiento. Por lo general, el sistema de refrigeración utilizado es el mismo que el de la planta productora de GLP. Sin embargo, en ciertos casos, la instalación de un sistema de refrigeración independiente puede ser necesaria.

Almacenamiento subterráneo de GLP

El Gas Licuado de Petróleo (GLP) también puede ser almacenado bajo tierra en cavernas de sal o canteras con la capacidad de soportar su presión de vapor a temperaturas subterráneas. Este método de almacenamiento ha sido utilizado en los Estados Unidos, Canadá y Europa.

En el almacenamiento en tierra helada, el suelo que rodea la excavación es sometido a congelación mientras se construye un techo con aislamiento sobre la cavidad. Este sistema es más adecuado para almacenar propano, ya que su punto de ebullición a presión atmosférica es considerablemente más bajo que la temperatura de congelación del suelo. De este modo, se evita la...

El método de almacenamiento del gas propano

Las bombonas de propano son ampliamente utilizadas tanto en hogares como en empresas, siendo las más comunes las de 11 kg y 35 kg.

Además de estas, existen opciones más grandes como los depósitos de gas propano a granel, los cuales pueden ser enterrados o aéreos dependiendo de las necesidades.

Estos depósitos son una excelente alternativa para cubrir grandes demandas energéticas en industrias, viviendas unifamiliares, e incluso comunidades de vecinos.

Gracias a su gran capacidad de almacenamiento, el gas propano a granel es ideal para aquellos que necesitan una fuente de energía constante y eficiente.

Qué es el GLP

EL GLP:

Es un gas utilizado como combustible, que se caracteriza por ser incoloro e inodoro. Sin embargo, se le añade un agente fuertemente odorizante para detectar posibles fugas de manera sencilla.

Bajo condiciones normales de temperatura, el GLP es un gas. Pero, al ser sometido a presiones moderadas o ser enfriado, se transforma en líquido. Esta característica lo hace fácil de transportar y almacenar.

Para su almacenamiento, comúnmente se utilizan contenedores de acero o aluminio que permiten mantenerlo en estado líquido.

Además, el GLP destaca por ser una energía limpia y amigable con el medio ambiente, ya que no contiene azufre, ni plomo, y su bajo contenido de carbono lo convierte en un combustible verde, moderno y versátil. Por lo tanto, es una opción con potencial para ampliar la canasta energética del país.

La necesidad de guardar el GLP en depósitos una explicación

El gas licuado de petróleo, también conocido como GLP, es una fuente de energía importante para diversas industrias. Su almacenamiento es clave para garantizar un suministro continuo y fiable. Debido a su composición volátil, inicialmente fue un desafío encontrar un método efectivo para almacenarlo. Sin embargo, gracias al desarrollo de un proceso de licuefacción, se logró superar este problema y aprovechar al máximo sus usos.

Hoy en día, los contenedores son la principal forma de almacenar GLP. Estos contenedores son robustos y seguros, diseñados específicamente para su transporte y almacenamiento. Al ser recibidos, son trasladados a su destino utilizando medidas de seguridad rigurosas. Sin embargo, ¿cómo se almacenan realmente estos contenedores? ¿Y cómo se mantienen seguros?

Una de las formas más comunes de almacenamiento de GLP es en tanques, ya sea subterráneos o en la superficie. Estos tanques están construidos con materiales resistentes y sellados herméticamente, lo que previene posibles fugas y garantiza la seguridad en su almacenamiento. Además, pueden almacenar grandes cantidades de GLP, lo que los convierte en una opción eficiente y práctica para su uso en diversas industrias.

Gracias a los avances en el proceso de licuefacción y los métodos de almacenamiento como los tanques, podemos aprovechar al máximo esta fuente de energía y renovar la calidad energética en nuestras industrias.

GLP

El origen del uso de la gasolina natural en Estados Unidos se remonta a principios del siglo XX, concretamente entre los años 1900 y 1912. Durante este periodo, se descubrió que la gasolina no refinada tenía una alta tasa de evaporación debido a la presencia de hidrocarburos ligeros.

En los años 30, varias empresas empezaron a entrar en el mercado de los gases licuados de petróleo (GLP). Además, surgieron importantes innovaciones técnicas, como los primeros vagones de transporte de GLP por ferrocarril y la creación de plantas de llenado de botellas por todo Estados Unidos. A su vez, la primera botella de GLP se comercializó en Francia en 1934.

Los GLP pueden encontrarse tanto en el crudo como en el gas natural, aunque existen diversos procesos de refinado que permiten producirlos.

Transporte de GLP

Asimismo, se pueden utilizar sistemas de transporte de gasoductos, marítimos, terrestres o ferroviarios dependiendo de la cercanía de las plantas de producción de GLP a los mercados. Aunque históricamente, el transporte de GLP se ha llevado a cabo principalmente en buques a presión, también se han utilizado camiones y vagones de ferrocarril para ciertas entregas, como las realizadas a Japón. En Estados Unidos, se han utilizado principalmente tuberías para el transporte de grandes volúmenes de GLP al interior. Para llevar el GLP al usuario final, se utilizan cilindros y vehículos a granel de diferentes tamaños. La capacidad máxima...

Dependiendo de la proximidad de las plantas de producción de GLP a los mercados, existen diversas formas de transportar este producto, como gasoductos, vía marítima, terrestre o ferroviaria. Históricamente, el transporte de GLP se ha llevado a cabo mayoritariamente en buques a presión, aunque también se han empleado camiones y vagones de tren para algunas entregas, como las realizadas a Japón. En Estados Unidos, las tuberías han sido la opción principal para llevar grandes cantidades de GLP al interior. Por otro lado, para llevar el GLP al consumidor final, se utilizan cilindros y camiones de diferentes tamaños. La capacidad máxima...

En cuanto a los métodos de entrega de GLP, este puede ser descargado en tanques de almacenamiento refrigerados o en tanques presurizados previamente calentados para abastecer instalaciones de distribución a presión convencionales. Asimismo, se puede transferir la carga a buques cisterna de menor tamaño para entregar productos refrigerados en terminales más pequeñas que no pueden recibir grandes buques.

Artículos relacionados