cangrejo de río español y americano diferencias

Diferencias entre el cangrejo de río español y americano cómo distinguirlos

Cada uno de ellos tiene sus propias características, incluso en su forma de poner huevos. Además, no comparten el mismo gusto por las aguas en las que habitan. De hecho, sus diferencias pueden notarse incluso en la cocina, aunque hoy no hablemos de platos sino de animales. Los tres disfrutan de la libertad en los ríos y otras masas de agua de Castilla y León, aunque en términos de población se encuentran en distintas situaciones. Estos son el cangrejo señal, el cangrejo rojo y el cangrejo autóctono o de río, como se menciona en el documento que reúne información sobre las especies de peces en Castilla y León, elaborado por la Junta y Cesefor. En dicho documento se describen sus características físicas, su hábitat y comportamiento, así como su estado de conservación, que determina si son aptos para la pesca o no.

La esfera de costos exorbitantes y la irrupción del intruso estadounidense

La fiebre del cangrejo de río en España desde los años 1950

Desde mediados del siglo XX, el interés por el cangrejo de río se exacerbó en España, llevando a numerosas poblaciones a un estado de sobreexplotación y a un aumento exponencial de su precio. En la década de 1970, el kilo de este crustáceo alcanzó precios que hoy en día, atendiendo al efecto de la inflación, equivaldrían a 225 euros en zonas rurales y a más de 335 euros en bares y restaurantes.



La llegada de cangrejos americanos y su impacto en las poblaciones locales

Ante la notable disminución de "nuestro" cangrejo, surgieron propuestas para importar especies americanas. Entre 1973 y 1974, se introdujeron en España los cangrejos rojo y señal, lo que provocó un derrumbe rápido y drástico de las poblaciones de cangrejo italiano.



Influencias aristocráticas en la introducción del cangrejo rojo

Curiosamente, el promotor de la importación del cangrejo rojo en España fue Andrés Salvador de Habsburgo-Lorena, un aristócrata emparentado con todas las casas reales involucradas en la introducción del cangrejo italiano en el siglo XVI. Así pues, se puede decir que gran parte de la historia de los cangrejos de río en España tiene su origen en los caprichos de la nobleza.

Cangrejo rojo Procambarus clarkii

También conocido como cangrejo rojo americano, cangrejo de las Marismas o cangrejo del Guadalquivir, esta especie se extendió en la década de los 70 desde su lugar de origen, Estados Unidos, y hoy habita en gran parte de nuestro territorio. Es la especie más pescada y la que se comercializa en pescaderías.

Su rasgo distintivo es una tonalidad roja intensa y unas poderosas pinzas largas y espinosas, además de tener un cefalotórax dividido en dos mitades unidas o ligeramente separadas. Sin embargo, lo que lo hace más conocido es su capacidad de portar el hongo de la Afanomicosis, el cual afectó al cangrejo de río y provocó la desaparición de gran parte de sus poblaciones en España. Sorprendentemente, este hongo no tiene efectos dañinos para el cangrejo americano.

La introducción de estas dos últimas especies de cangrejos ha generado controversia entre grupos ecologistas, pescadores y habitantes de las orillas, quienes han presenciado la desaparición del cangrejo de río desde los años 80 debido a la Afanomicosis.

El monarca que quedó prendado de los parques del Viejo Continente

En el siglo XVI, el emperador Carlos V, enfermo ya, decidió dividir su imperio europeo entre su hermano Fernando y su hijo Felipe. Este último, siendo aún un joven príncipe, fue asignado como gobernante de los territorios ibéricos, italianos y de los Países Bajos. Como parte de su educación, Carlos organizó un extenso recorrido por las tierras que estarían bajo el dominio de Felipe, conocido como el "felicísimo viaje" (1548-1551). Durante dicha travesía, el futuro rey quedó sorprendido por las técnicas de jardinería empleadas en Europa, especialmente por el uso de estanques para albergar peces, aves y otros animales.

En consecuencia, Felipe II emprendió una gran transformación de los jardines de los Sitios Reales (Casa de Campo, Aranjuez y posteriormente El Escorial). Para ello, adoptó la construcción de estanques al estilo de Flandes, liderada por maestros neerlandeses expertos en "hacer estaques y criar pescados". Uno de ellos era Petre Jansen, conocido como "el Holandés" y que se dedicaba a esta labor desde principios de la década de 1560.

La raza que colonizó España

En el continente europeo, podemos hallar tres tipos originarios de cangrejos de río: Astacus, Pontastacus y Austropotamobius, siendo este último el único presente actualmente en España. Dentro de este género, existen dos especies que se encuentran en el oeste del continente: Austropotamobius pallipes y Austropotamobius italicus. Sin embargo, en esta última se han identificado varias subespecies, entre ellas, una peculiar y bajo el encantador nombre de Austropotamobius italicus italicus. Esta enigmática subespecie presenta una distribución poco común, al aparecer tanto en el noroeste de Italia (Toscana y alrededores) como en España. Esta rareza en términos biogeográficos nos permite dejar de lado el latín.

Cangrejo señal Pacifastacus leniusculus

El cangrejo señal proviene de América y pertenece a la misma familia que los nativos (antes de la separación de los continentes). Habita en las partes medias y altas de los ríos, ya sea en los que ha sido introducido o en los que coloniza. Se caracteriza por una mancha blanquecina en sus pinzas que se asemeja a una señal y le otorga su nombre.

Su cuerpo tiene un color marrón ocre, aunque también puede ser ligeramente más oscuro. Destaca su hermosa pinza roja que llama la atención. Además, el cefalotórax del cangrejo señal está dividido en dos partes claramente separadas.

En esencia, el cangrejo señal es un animal fascinante y único. Originario de América y perteneciente a la misma familia que los nativos, este crustáceo habita en los tramos superiores de los ríos. Con su característica mancha blanquecina en las pinzas y su cuerpo con tonalidades cálidas, el cangrejo señal llama instantáneamente la atención. Además, su cefalotórax dividido en dos partes es una característica que lo hace realmente especial.

Los antojos de Felipe II mariscos y crustáceos

A mediados de los años 1560, un extenso memorándum fue enviado por orden del rey al prominente Antonio Perrenot de Granvela, cardenal y figura de gran influencia en la corte de los Países Bajos. En dicho escrito se presentaban diversas solicitudes, entre las que se incluían caballos, cuchillos, telas, botas, patines para el hielo y "una docena de cisnes mansos".

Además, se hacía una petición al cardenal Granvela de un experto en la construcción de estanques para "carpas, bruxetes y alcrevizes". Ya que estas especies no se encontraban en España, se les mencionaba con sus nombres traducidos del francés. Por ejemplo, bruxetes se refería al lucio (brochet) y alcrevizes a los cangrejos de río (écrevisse). En su viaje hacia la corte, el nuevo maestro debía averiguar en qué lugares de las tierras fronterizas con Francia se podía encontrar una "buena cantidad de carpas, bruxetes y alcrevizes de buena calidad".

¿Qué son los cangrejos de río y cómo distinguirlos?

Los cangrejos de río son crustáceos de agua dulce que habitan en los ríos y lagos de todo el mundo. Son conocidos por su forma peculiar, su increíble capacidad de regeneración y su importancia ecológica en los ecosistemas acuáticos.

Existen diferentes especies de cangrejos de río, y cada una de ellas presenta características únicas que los diferencian entre sí. Sin embargo, en general podemos identificarlos a través de algunas características comunes:

  • Cuerpo aplanado: los cangrejos de río tienen un cuerpo ancho y plano, especialmente en la parte superior.
  • Pinzas desarrolladas: estos crustáceos tienen dos pinzas grandes y fuertes que utilizan para alimentarse y defenderse.
  • Cabeza fusionada al tórax: a diferencia de los cangrejos marinos, los cangrejos de río tienen la cabeza y el tórax unidos en una sola estructura.
  • Camuflaje: muchas especies de cangrejos de río tienen una coloración que les permite mimetizarse con su entorno, lo que les ayuda a protegerse de los depredadores.
  • En cuanto a su alimentación, los cangrejos de río son omnívoros, es decir, se alimentan tanto de plantas como de animales. Sin embargo, su dieta puede variar dependiendo de la especie a la que pertenezcan y del entorno en el que vivan.

    Además de su importancia en el equilibrio de los ecosistemas acuáticos, los cangrejos de río también tienen un valor culinario y económico en muchas culturas alrededor del mundo.

    Ahora que conocemos un poco más sobre estos interesantes crustáceos, es importante recordar la importancia de su conservación. Muchas especies de cangrejos de río se encuentran en peligro debido a la contaminación de sus hábitats y a la sobreexplotación para fines comerciales. Por ello, es necesario tomar medidas para proteger y preservar a estas especies y su entorno.

    Con su peculiar apariencia y sus características únicas, es difícil no sentir curiosidad y respeto por ellos. Ahora que sabemos cómo distinguirlos, es momento de valorar y proteger a estas maravillosas criaturas.

    La enfermedad del cangrejo americano y su impacto en las poblaciones nativas.

    En los últimos años, la enfermedad del cangrejo americano ha estado afectando gravemente a las poblaciones nativas de diversas regiones del continente americano. Esta enfermedad, también conocida como "lacra de los cangrejos", es causada por un hongo patógeno llamado Aphanomyces astaci y se propaga rápidamente a través de los cuerpos de agua donde habitan estos crustáceos.

    Los efectos de esta enfermedad son devastadores para las poblaciones de cangrejos, ya que provoca la formación de lesiones en su cuerpos que los debilitan, dificultando su alimentación y reproducción. Además, esta enfermedad es altamente contagiosa, por lo que su impacto se ha ido expandiendo a lo largo del tiempo.

    Los cangrejos son una especie clave en los ecosistemas acuáticos, ya que cumplen una función importante en la cadena alimenticia y en la limpieza de los cuerpos de agua. Su desaparición o disminución significativa puede tener consecuencias graves en el equilibrio de estos ecosistemas.

    El impacto de la enfermedad del cangrejo americano no solo se limita a las poblaciones de crustáceos, sino que también afecta a comunidades humanas que dependen de su pesca como fuente de alimento y sustento económico. En algunas regiones, se han visto drásticas disminuciones en la captura de cangrejos, lo que ha afectado a la economía local y a la seguridad alimentaria.

    Ante esta situación, es importante que se tomen medidas para controlar y prevenir la propagación de esta enfermedad. Se han implementado diferentes estrategias, como la cuarentena de las zonas afectadas, la eliminación de cangrejos infectados y el fomento de la investigación y el desarrollo de técnicas de cultivo resistentes al hongo.

    Su impacto en las poblaciones nativas y en los ecosistemas marinos es innegable, y es responsabilidad de todos trabajar juntos para proteger a esta especie clave y garantizar su supervivencia.

    Mapa de distribución de los cangrejos de río en España.

    Los cangrejos de río son crustáceos de agua dulce que se encuentran en diferentes regiones del mundo. En España, la presencia de cangrejos de río es muy diversa y su distribución ha sido objeto de estudio en los últimos años.

    Según los últimos estudios realizados, se ha determinado que los cangrejos de río en España se encuentran principalmente en las regiones norte y centro del país, mientras que su presencia es escasa en el sur. Estos crustáceos prefieren aguas frías y limpias, por lo que su presencia en el norte de España es más común debido a las condiciones climáticas y geográficas.

    Una de las especies más destacadas de cangrejos de río en España es el cangrejo de río europeo, también conocido como cangrejo autóctono. Se encuentra en gran parte del territorio español, especialmente en La Rioja y en los ríos del norte de la península ibérica. Sin embargo, su presencia se ha visto disminuida debido a la introducción de especies invasoras como el cangrejo rojo americano.

    Otra especie de interés es el cangrejo de río señal, originario de América del Norte y considerado una especie invasora en España. Su presencia se ha extendido principalmente por la cuenca del río Ebro y sus afluentes, donde compite con el cangrejo de río europeo y puede transmitir enfermedades a otras especies.

    Es importante realizar estudios y seguimientos sobre la distribución de los cangrejos de río en España, ya que su presencia puede ser indicativa de la calidad del agua y del ecosistema acuático. Además, es necesario continuar con medidas de control y gestión de especies invasoras para proteger a las especies autóctonas y mantener un equilibrio en los ecosistemas acuáticos de nuestro país.

    Su presencia y ausencia en diferentes regiones nos brindan información valiosa sobre la salud de nuestros ecosistemas acuáticos y la importancia de su protección.

    La invasión del cangrejo americano en España y sus consecuencias ambientales.

    El cangrejo americano, también conocido como cangrejo rojo, proviene de América del Norte y fue introducido en Europa en la década de 1970 con fines comerciales. Sin embargo, su rápida propagación y adaptación en el medio ambiente ha generado graves problemas ambientales en países como España.

    Este cangrejo es considerado una especie invasora debido a su alto índice de reproducción y competencia con las especies autóctonas, lo que está provocando un desequilibrio en los ecosistemas acuáticos. Su presencia también ha afectado a las actividades económicas como la pesca y el turismo, ya que su abundancia en los ríos y lagos dificulta la navegación y puede dañar las redes de pesca.

    Además, el cangrejo americano es portador de una enfermedad llamada "peste del cangrejo", que puede ser transmitida a otros cangrejos y afectar su salud. Esto ha generado preocupación en las autoridades ambientales, quienes han tomado medidas para controlar su población, como la aplicación de productos químicos en los cuerpos de agua donde se encuentran.

    La invasión del cangrejo americano en España no solo tiene consecuencias negativas para el medio ambiente, sino también para la salud humana, ya que estos cangrejos pueden ser portadores de parásitos y bacterias que pueden causar enfermedades en quienes los consumen. Por esta razón, su comercialización ha sido restringida y se recomienda a la población no consumirlos.

    Para controlar la propagación del cangrejo americano en España, es importante que se implementen medidas de prevención y control en las zonas donde se encuentra presente. Además, es importante colaborar con las autoridades ambientales y seguir las recomendaciones para evitar su introducción en nuevos ecosistemas.

    Debemos ser conscientes de las consecuencias que puede tener la introducción de especies no autóctonas en nuestros ecosistemas y tomar medidas para evitar su propagación.

    Artículos relacionados